29 mar. 2016

De nuevo por aquí

Antes de nada, hola de nuevo y gracias a los seguidores que, después de esta larga ausencia, queden por aquí. Gracias por vuestra paciencia.
Una vez retomado este espacio espero que sea de forma definitiva y por mucho tiempo. Espero que las cosas no se vuelvan a torcer, y es que en todo este tiempo ni la salud ni el ánimo han acompañado. Pero parece que la situación va remontando.
Tras tanto tiempo, y a pesar de haber buscado mucho el camino a seguir de nuevo, no sólo no lo he encontrado sino que cada día tengo la sensación de ir más desencaminada. ¿Por qué? Pues, a decir verdad, ni yo misma lo sé. Pero quizás se deba a que a lo largo de mi vida he crecido bastante malacostumbrada, acostumbrada a conseguir todo lo que me proponía  (tal vez, debido a mi tozudez, como buena tauro). Sin embargo, de un tiempo a esta parte me encuentro con que, a pesar de tener claro (o eso creo) mi objetivo, no sólo no soy capaz de lograrlo, sino que ni yo misma sé si sería leal intentarlo. Y en el supuesto caso de que me lanzara a por ello no sabría por dónde comenzar.
Total, un rompecabezas que puede tener muy poco sentido para muchos de los que me lean, pero que a mí me marca en mi día a día.
Gracias a los que hayáis aguantado este tostonazo hasta el final y en las próximas entradas intentaré ser más amena. Lo prometo.