18 jul. 2011

Aún nos queda dignidad

El lema de la convocatoria invitaba a unir las voces "Contra el Pacto del Euro", pero el 19 de junio sirvió para que cada uno sacara aquello que tanto tiempo se ha guardado, aquello que siempre ha querido gritar y, hasta ese momento, no había podido o no se había atrevido.



Si bien es cierto que, en la mayoría de los casos, los gritos se dirigían contra los banqueros y su ética (o, en este caso, la falta de ella), tampoco faltaron las pancartas en defensa de la Educación pública, por la reforma de la Ley Electoral y un largo etcétera de cartelería que, a diferencia de las acostumbradas pancartas cuidosamente serigrafiadas que solemos ver en las manifestaciones, transmitía el sello personal de cada uno de sus autores. Con todo el ingenio y el descontento acumulado que la ocasión requería

Asambleas de barrios y pueblos de toda la Comunidad de Madrid tomaron, por un día, las calles de la capital. Algunos llegaron andando desde su pueblo de origen, como es el caso de los vecinos de Leganés. Pero todos, miles o decenas de miles, da igual, hicieron de la fuente de Neptuno su centro de reunión. Sin el respaldo de sindicatos ni partidos.

Una marcha, la del 19J, organizada por y para los ciudadanos y que ya se ha convertido en la manifestación más multitudinaria convocada por los propios ciudadanos.

Ahora, el mayor peso del trabajo ha pasado a los barrios y pueblos. Ahí es donde hay que seguir avanzando día a día, poco a poco y sin desistir. Porque lo que no hemos cambiado en 40 años no lo podemos cambiar en un día. Pero en alguno más, sí.

La próxima cita es este fin de semana, en el que se espera la llegada de miles de personas de todos los puntos del país. Andando, en bici, en coche o en autobús. Veremos lo que da de sí el encuentro, que culminará con una (espero que masiva) manifestación.



Cacerolada de la Asamblea Popular de San Fernando de Henares en el Ayuntamiento, gobernado por IU en minoría, contra el incremento del gasto público por parte de la oposición (PPSOE, con mayoría). Con la participación de miembros de las asambleas de Coslada, Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares.
Aquí están los vídeos de la protesta: Cacerolada en SFH

5 jul. 2011

No fue Brecht, fue Niemöller (revisitado)

Hoy quiero recordar un texto/poema atribuido en muchas ocasiones al dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht, pero cuyo "autor" original es el pastor protestante germano Martin Niemöller.

Entrecomillo lo de autor porque Niemöller nunca llegó a plasmar por escrito estas palabras, sino que después de la guerra fue compartiéndolas oralmente y dándoles forma. Es más, originalmente ni siquiera se trataba de un poema, sino de un sermón de la Semana Santa de 1946 en Kaiserslautern (Alemania) titulado "¿Qué hubiera dicho Jesucristo?".

Situado en el contexto de la II Guerra Mundial y con el régimen nazi imperante en su país natal, el mensaje que intentó transmitir Niemöller son las consecuencias de no ofrecer resistencia a las tiranías en los primeros intentos de establecerse.

La transmisión oral del poema ha hecho que se encuentren varias versiones del mismo, hechas a la manera del que lo reproduce. Un ejemplo destacado es el Museo del Holocausto en Estados Unidos, que elimina las referencias a los comunistas y a los católicos.


Ésta es una de las versiones:

"Primero vinieron a buscar a los comunistas
y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron a por los judíos
y no dije nada porque yo no era judío.

Luego vinieron a por los sindicalistas
y no dije nada porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron a por los católicos
y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron a por mí pero, para entonces,
ya no quedaba nadie que dijera nada".